Historias de la Metrópoli

Ser mujer policía en Querétaro: conoce las historias de Diana, Guerlem y Gloria

Historias: Patricia López Núñez/EnLaLupa.com

Fotos: César Gómez Reyna/EnLaLupa.com

Sí se puede confiar en la policía y hace falta que los ciudadanos denuncien para mejorar la seguridad, coinciden las oficiales Diana, Guerlem y Gloria, tres mujeres policías que cumplieron 23 años dentro de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Querétaro, que hoy 1 de julio festeja un aniversario más de su creación.

El 30% de los elementos de la corporación municipal son mujeres y cada vez aumenta más esta cifra por el incremento en las solicitudes de ingreso al proceso de formación policial. Para ellas, la principal motivación de acudir a sus puestos de trabajo cada mañana son las ganas de servirle a la ciudadanía y de mejorar la seguridad.

Hoy se respeta más a los policías, porque nos profesionalizamos

Diana Laura Quiroz Cervantes era muy joven cuando tuvo la inquietud de ingresar a la policía, presentó su solicitud a los 18 años y le tocó el cambio, “cuando el municipio de Querétaro pidió crear su policía”, que llevó a la integración de la dependencia el 1 de julio de 1998.

Su familia se opuso al principio, hasta que se dieron cuenta de que su vocación era servir. Es tal su cariño a la Secretaría y a su servicio, que no puede nombrar una sola satisfacción porque “hay muchas»; por supuesto, le encanta «cuando los ciudadanos se quedan contentos y te dan las gracias”.

“Cuando ingresé a la Secretaría fue difícil porque se enfrenta a ver a los problemas de la sociedad, llegas preparada psicológicamente día con día. De que ingresé a la policía a ahora, la policía se ha profesionalizado, hoy se respeta más a los policías”, expresó.

Diana es mamá, esposa, hija y hermana y debe acomodar sus horarios para cumplir con todas sus facetas. De todos recibe apoyo emocional, porque “están muy orgullosos. Hoy ya soy profesionista en criminología y criminalística. Formo parte del grupo táctico K-9 y el 50% es supervisión en calle y el 50% es el trabajo administrativo. En calle atendemos llamados de emergencia, con la fiscalía, cubrimos eventos masivos y la parte bonita es dar exhibiciones en preescolar, primaria, secundaria, que vean el trabajo que realizamos con los perros”.

El compañero canino de Diana es Forest, un joven pastor holandés, que trabaja desde hace dos años con ella. No puede llevarlo a su casa, pero ella adoptó a un perro jubilado que ya terminó sus seis años de servicio y hoy es un “policía jubilado”.

Ante un aniversario más de esta Secretaría, le pidió a los queretanos a apoyar con la seguridad a través de las denuncias, “que reporten, que denuncien, que nos ayuden al decirnos qué está pasando, nosotros estamos trabajando al cien por ciento para brindar la seguridad que nos piden, pero necesitamos a la gente”.

“La ciudad creció, es más complicado actualmente. La delincuencia ha evolucionado, los delitos han cambiado, pero con el apoyo de los ciudadanos logramos estar mejor, las familias también cambiaron y eso trae problemas que debemos atender entre todos”, añadió.

“La secretaría te enseña disciplina y respeto”

Guerlem López Olvera también ingresó a los 18 años a la policía y su familia no estaba de acuerdo con que se dedicara a esto por el riesgo, pero siempre encontró ayuda y motivaciones suficientes para mantenerse. Ahora ve una corporación más profesional, aunque el municipio de Querétaro también cambió.

Hoy es madre y esposa y cuando llega a casa le gusta contarles algunas cosas del trabajo, “pero no les cuento todo, obviamente porque son niños y lo que llego a platicar es lo bueno. Mis días son ajetreados, hay que prepararse para trabajar, dejar todo en orden en casa. Por lo regular inicio a las 5 am, a veces un poquito antes, pero todo se puede con disciplina”.

Es justo la disciplina lo que aprendió en la Secretaría, porque “cuando entramos aquí te lo enseñan, aprendes y ves que es bonito, porque te beneficia en tu persona, en tu trabajo, en todos los aspectos y le enseñas eso mismo a tus hijos, les quieren enseñar la disciplina en casa, en calle, porque también es un tema de respeto, la enseñanza aquí es el respeto con tus compañeros, con los demás y con tus seres más queridos”.

Lo importante, insistió, es recordar lo bueno del trabajo de la policía y la urgencia de que la gente haga reportes serios y completos para facilitar el trabajo de todos. “Nosotros necesitamos datos para saber a quién y qué buscamos, necesitamos que nos ayuden”, aseguró.

Su trabajo está en el área de despacho del C4 y le toca canalizar todos los reportes, así que sabe la importancia de tener la información completa para que se le pueda dar ayuda a las personas, porque “desde aquí eres los ojos de los compañeros y desde aquí le brindas el apoyo a la ciudadanía”.

“Trabajar aquí también te da la oportunidad de darle consejos a los hijos, para que se porten bien en calle y a la Secretaría no hay más que darle las gracias, porque me ha dado la oportunidad de crecer, de aprender, de ser la persona que hoy”, puntualizó.

“Sí se puede confiar en la policía”

Gloria Ramírez Pérez ingresó a la corporación después de inscribirse en el Colegio de Policía del Estado, justo en la época en la que se creó la Dirección General de Seguridad Pública Municipal de Querétaro, hoy Secretaría. En aquel momento y ahora, la movió el deseo de servir a los demás, “me encanta lo que hago, le he dedicado mi vida a la Secretaría”.

Al principio, su familia no estaba muy de acuerdo con esta profesión, especialmente su mamá, que se preocupaba por ella. “Hoy están muy orgullosos”, sonríe Gloria porque es la única policía en su familia y sabe que no es fácil forjarse una carrera en este sector.

Un día normal para Gloria empieza a las 4:30 de la mañana para prepararse y entrar a las 7 a la Secretaría. Hay situaciones que no le gusta ver, como los accidentes, pero en general, considera que tiene suerte y siente orgullo de servir a la Secretaría y a la población, así que por ahora no piensa en el retiro.

“Cuando pienso en jubilarme, siento que no va a ser fácil deslindarme de mi trabajo después de tantos años, quisiera seguir trabajando, muchos de mis compañeros que podrían jubilarse siguen trabajando porque nos gusta servir, no es fácil dejar de hacer esto”, añadió.

Desde hace 7 años, Gloria canaliza los reportes del área de C4 a las diferentes regiones y es distinto a lo que hacía antes, además que “es estresante, porque ves a los compañeros en las pantallas y no puedes hacer nada, quisieras estar ahí con ellos”.

Gloria sólo le pide algo a la población: confiar en la policía, sentirse orgullosos de la corporación municipal, porque “sí se puede confiar en la policía, aquí estamos muchos muy buenos (elementos), sí se puede confiar”.

 

ESTO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Rodolfo González, un policía triatleta de clase mundial

Presenciar un delito cuando era adolescente lo motivó a ser policía: Jorge Antonio, oficial en Corregidora

 

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top